Aiguamolls de L’Empordá

Existió en tiempos una gran marisma que se extendía desde la desembocadura de los ríos Ter y Daró hacia el norte por toda la llanura costera de la bahía de Roses, y que ocupaba una depresión tectónica originada 25 millonesde años atrás. Fue en una isla de este gran pantano, que envolvía al macizo del Montgrí, donde los griegos fundaron la ciudad de Empúries.

La continua aportación de aluviones por los ríos Muga, Fluvià, Ter y Daró que desembocaban en ella fueron rellenándola y reduciendo progresivamente su extensión. A su acción se sumó pronto la del hombre, que progresivamente fue ganando a la marisma más y más tierras, para dedicarlas a la ganadería o al cultivo.

Pero la mayor amenza para las cada vez más reducidas marismas llegó a mediados del siglo xx de manos del desarrollo turístico. Una urbanización partió en dos lo que quedaba del gran marjal y de no haber mediadouna gran campaña popular en demanda de que se protegieran los Aiguamolls otras seguramente la hubieran seguido. Convertidos en simbolo de la defensa de la naturaleza el Parlament de Catalunya los declaró Parque Natural en 1983.

 

 

El parque cuenta con con una gran diversidad de ambientes acuáticos, desde lagunas salobres tras las dunas de la playa a estanques de agua dulce en las partes más alejadas de la costa. Hay también ríos y arroyos y engloba a la isla de Caramany, situada en medio del cauce del río Fluvià, con un  bien conservado soto ribereño. Dentro de los límites del parque hay cultivos de secano, regadíos y arrozales, lo que contribuye a aumentar su diversidad ambiental.

En los Aiguamolls viven medio centenar de especies de peces, marinos y dulceacuícolas, entre los que destaca el fartet, pequeño pez endémico de los humedales de la costa mediterránea y que tiene aquí su límite norte. La ranita meridional (Hyla meridionalis), el sapo corredor (Bufo calamita) y la rana común (Rana perezi) son las más abundantes de las 9 espècies de anfibios presentes, al igual que el galápago comun y el lagarto verde entre los reptiles.

 

 

A lo largo del año pueden verse en los Aiguamolls más de 300 aves, de las que cerca de un centenar son nidificantes regulares, como el avetoro  (Botaurus stellaris),la garza imperial  (Ardea purpurea), el aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), y el calamón (Porphyrio porphyrio). La cigüeña blanca, un ave abundante en el occidente peninsular pero escasa en Cataluña, fue reintroducida en 1987 con notable éxito

La posición geográfica de este humedal hace de él un lugar estratégico en las migraciones de muchas aves, por lo que los meses de marzo a mayo y de agosto a octubre son los que ofrecen mayor diversidad de especies, particularmente cuando en primavera sopla desde el norte la tramuntana que les impide continuar su viaje. La máxima abundancia numérica se da, sin embargo, en diciembre y enero, meses en que se instalan en el parque gran número de aves procedentes del norte.

 

 

English Summary

The Empordá wetlands (Aiguamolls) were preserved from development to protect its rich diversity of habitats and species. Coastal lagoons behind the sand dunes, fresh water ponds, rivers, streams, wet fields and rice pans are home to a high number of plants and animal species. More than 300 species of birds can be seen in the Aiguamolls along the year of wich close to 100 breed here regularly. It was in this wetland where the Greeks settled for the first time in the Iberian peninsula.