Arroyo Porquerizo

En el extremo occidental de la depresión del Tajo, donde este y su afluente el Tietar  ya buscan para unirse las portillas de las sierras de Monfragüe, se extiende la comarca del Campo Arañuelo. Delimitado al norte y sur por ambos ríos y repartida administrativamente entre las provincias de Cáceres y Toledo, es la parte extremeña la que ha conservado el nombre y la mayor superficie arbolada.

No son bosques intactos los del Campo Arañuelo pero sí hermosas dehesas de encinas y alcornoque, y en algún punto incluso de robles melojos.

En esta época del año,finales de marzo de 2012, el sol primaveral debía estar fundiendo la nieve en las montañas y los cauces debían bajar henchidos con las aguas del deshielo. Pero el otoño-invierno de 2011 no dejó en las cumbres ni lluvia ni nieve, y en el Tietar afloran los bancos de arena como si ya estuviéramos en los inicios del estío aunque en los alisos, sauces y  fresnos que le bordean apenas apuntan las hojas.

Y si ese es el caudal del Tietar no puede sorprender que el de su  afluente por la izquierda, el Arroyo Porquerizo, que cruza de parte a parte el Campo Arañuelo, apenas sea un hilo de agua.

El por qué de su nombre queda claro a la vista de las piaras de negros cerdos ibéricos que pastan en sus dehesas, aprovechando en primavera el pasto y en otoño la caída secuencial de la bellota, primero la de la encina y luego la del alcornoque.

No sólo hay cerdos ibéricos en las dehesas de la cuenca del pequeño Porquerizos. También hay negras y ariscas avileñas, que bajan hasta aquí cuando el frío las echa de la montaña, a donde volverán en junio cuando se agosten los pastos de estas tierras bajas. Y rebaños de ovejas merinas y rojas vacas limousinas, una raza que poco a poco ha ido sustityendo a la tradicional vaca retinta de estas tierras.

No es mucha la distancia que media desde el puente de La Bazagona hasta el pueblo de Serrejón. Apenas 20 km. Pero son 20 km para recorrer con calma a través de las hermosas dehesas del Campo Arañuelo. Y para quien quiera conocerlas más íntima y despaciosamente hay un sendero señalizado, de trazado triangular con un vértice en Serrejón y otro en El Toril y con una longitud de unos 10 km en cada uno de sus lados.

English Summary

To the west of the Tagus basin, between this river and its tributary Tietar, lies an small region known as Campo Arañuelo covered by holm oaks and cork oaks. When I last visited this area in the early spring of 2012 there was a severe drought, because the previous autumn and winter had not left rain or snow in the mountains.Riverine trees were still leafless according to the season, but sandbanks in the River Tietar were more typical of summer, and the Swineherd Creek, that drains part of Campo Arañuelo, was only a trickle of water.The name of this creek comes after the herds of black Iberian pigs found in this area, grazing the spring grass and fattening with the acorns of the oaks in autumn. There are not only pig in Campo Arañuelo but also black bad tempered avileñas cows, that benefit from the mild winter of this lowlands and move to the mountains early in the summer, merino sheeps and limousine cows that have displaced the traditional red cows typical of southwest Spain. A narrow road no more than 20 km long traverses this area and for those who would like to know it better on foot or cycle there is a signposted trail about 30 km long.