Cancho Roano

En medio de una dehesa extremeña, a orillas del pequeño Cigancha, se alzaba un promontorio cubierto de grandes encinas al que los vecinos llamaban Turruca. Cuando el propietario decidió convertir sus tierras en una huerta, pues el Cigancha nunca se seca, se descubrió que bajo el Turruca se ocultaba el más importante yacimientto tartésico de la península. Hoy se le llama Cancho Roano y es uno de los yacimientos arqueológicos tartesos mejor preservado de la Península Ibérica .

Los arqueólogos lo han datado hacia el 550 a.C. y al parecer en principio consistió en una simple cabaña. Sobre ella se construyó un primer edificio, ampliado en dos ocasiones hasta alcanzar, a medidados del siglo V a.C., las dimensiones definitivas.

Algún significado debía tener la cabaña original, pues las sucesivas ampliaciones respetaron su planta, que aún hoy es visible. De planta cuadrada, orientado a levante, cimientos de piedra y muros de barro, Cancho Roano estuvo, y está, rodeado por un pequeño foso que por sus dimensiones debía ser más simbólico que defensivo.

Cualquiera que fuese la función de Cancho Roano – santuario, centro comercial, sede del poder o todo ello a la vez – concluyó unos 200 años después de su fundación, coincidiendo con un incendio cuyos motivos se desconocen. Fuese cual fuese la causa del incendio, lo cierto es que los tartesos dejaron en su interior gran cantidad de objetos y luego lo cubrieron con tierra formando el promontorio que acabaría llamándose Turruca. El calor del incendio endureció el barro de los muros y gracias a esto ha podido perdurar durante 2.500 años, hasta que un agricultor lo descubrió y los arqueólogos lo excavaron y empezaron a desvelar sus secretos.

El estudio del edificio y su contenido han dado lugar a numerosas publicaciones y a buen seguro que seguirá proporcionando información sobre el desconocido pueblo de los tartesos y de su relación con los comerciantes fenicios venidos hasta las costas de Iberia más de 1.000 años a.C.

Hoy Cancho Roano está protegido por una cubierta que le pone al abrigo de del sol y la lluvia.

Cuenta también con un centro de visitantes, pasarelas y paneles explicativos que permiten aunque sólo sea atisbar que hacían y como vivían los habitantes de estas tierras 2.500 años atrás.

English Summary

Cancho Roano is one of the best preserved archeological sites of the tartesian culture in the Iberian penisula. 2,500 years ago people of that culture settled in this place and they built a simple hut that eventually became a monumental building. Its functions could be trade post, place of prayer , center of power or all at once, but after 200 years its inhabitants burned it, for unknown reasons, and covered it with earth, giving the appearance of a hill. The heat of the fire hardened the adobes an so it was preserved until in 1978 a farmer discovered it.