Desfiladero de La Yecla

 

El pequeño río Mataviejas nace en la estratégica Peña Carazo, castro celta primero, fortaleza romana después, disputada luego por musulmanes y cristianos y hoy conquistada por las austeras sabinas y coronada por el vuelo de los buitres.

Poco después de pasar por Santo Domingo de Silos camino del Arlanza le llega por la izquierda un diminuto arroyo, el Cauce, que para alcanzar su destino ha tenido que abrir en la masa caliza que le cerraba el paso la estrechísima garganta de La Yecla, cuyas paredes casi llegan a tocarse en algunos puntos y que no llega a sobrepasar los 3 o 4 m de anchura en ningún punto de su recorrido.

Es quizás el más pequeño desfiladero de España, con poco más de 1 km de longitud, pero es también el más estrecho, con no más de 3 o 4 metros de pared a pared. Esto permitió construir  en los años 30 una pasarela colgada sobre su fondo que nos ofrece la oportunidad de recorrerlo y penetrar con toda seguridad en un mundo insólito al que de otra forma no tendríamos acceso.  Es un mundo de piedra, umbrío y vertical, en el que la luz apenas penetra. Si alzamos la vista tan solo veremos las verticales paredes  y una estrecha franja de cielo por la que los buitres pasan y repasan una y otra vez como si quisieran enhebrarla. Aquí las plantas no encuentran donde hundir sus raíces y llaman más la atención por su ausencia que por su presencia. Solo en ambos extremos del desfiladero, bien iluminados, grandes hiedras tapizan las paredes, para desaparecer tan pronto como se avanza y se pierde de vista el sol. El recorrido no es largo, poco más de un kilómetro, pero la experiencia es única.

Un túnel,paralelo al arroyo, abre sobre el desfiladero un par de ventanales, ofreciendo desde ellos una vista diferente de la estrecha garganta y permitiendo regresar por él al punto de partida si no se desea hacerlo por la misma la pasarela.

English Summary

It is perhaps the smallest gorge in Spain, with a little more than 1 km in length, but it is also the narrowest, with no more than 3 or 4 meters wall to wall. This allowed, in the 1930's to build a footbridge hanging over its bottom that offers us the opportunity to travel through it and penetrate a world we would otherwise not have access to.