Enebral de Hornuez

Basta echar una mirada a los varios catálogos de árboles monumentales que se han publicado en los últimos años en España, para darse cuenta que un buen porcentaje de ellos se encuentran en las proximidades de ermitas. Durante la mayor parte del año el gigante vegetal hace compañía al lugar sagrado en solitario paraje y luego, durante un día, cobija bajo su copa a una multitud de romeros que hacen extensivo al árbol su respeto religioso por el lugar.

Uno de esos lugares es el enebral de Hornuez, junto a la ermita de Nuestra Señora de Hornuez, en cuyo entorno se conserva quizás menos de un centenar sabinas de enorme tamaño, que sin duda se cuentan entre las más grandes de España.

En el monte circundante, hoy repoblado de pinos, hay algunas sabinas dispersas, pero ninguna del tamaño de las de la ermita, por lo que cabe pensar que el templo ha ejercido un efecto protector sobre los árboles próximos. Sin embargo, las sabinas son mucho más viejas que la ermita, por lo que bien pudiera ser que ésta vino a instalarse sobre un lugar de culto más antiguo al que ya las sabinas cobijaron, siguiendo un patrón común a todas las culturas que se han sucedido en España, y quizás en todo el mundo, en el que cada una se asentaba sobre los lugares simbólicos de la anterior.

English Summary

A number of the largest trees in Spain are in the vicinity of hermitages. One such site is called Enebral of Hornuez where may be no much more than one hundred big junipers, larger than anyother in the sorrounding forest, grow close an hermitage. But the trees are older than the chapel and it easy to imagine that it was built on a precristian place of worship, following a pattern common to all cultures that have happened in Spain, and perhaps everywhere.