La Cimbarra 2004-2010

0 / 5

La Cimbarra 2004-2010

Hace años leí los resultados de una encuesta en que se preguntaba a agricultores que años recordaban como lluviosos o secos. El análisis de las respuestas mostraba que no existía correlación entre los recuerdos y los registros meteorológicos, pues los agricultores recordaban como lluviosos aquellos años en que las precipitaciones habían tenido lugar en los momentos más favorables para una buena cosecha y como no lluviosos los restantes. Este año he tenido oportunidad de comprobar como nos engaña la memoria comparando fotografías de la misma localidad en la misma fecha de dos años no muy lejanos.

Los últimos días del otoño de 2010 fueron mucho más lluviosos de lo habitual y en concreto el 18 de diciembre descargó un gran aguacero en la zona de Sierra Morena Oriental a la que llegué el 19 por la mañana. Los campos estaban convertidos en lagunas y los arroyos bajaban muy crecidos y con las aguas completamente turbias. Camino deLa Cimbarra, por donde el pequeño Guarrizas se despeña, era fácil percibir que el agua había subido varios metros por encima del nivel del cauce y la proximidad de la cascada se anunciaba por el sordo rumor del agua al caer y por la neblina que se alzaba de ella y llenaba el estrecho valle.

Todo el frente de la cascada estaba cubierto por una masa de agua cargada de sedimentos que se desplomaba en tromba por el salto de falla formando una estruendosa cortina

De regreso a casa busqué en el archivo a ver si tenía fotos del mismo lugar y las mismas fechas.Y dio la casualidad de que era así. A finales de diciembre de 2004 había estado en el mismo lugar, y a pesar de los muchos avatares por los que ha pasado mi ordenador desde entonces hasta hoy, las fotos estaban en su lugar . Pero antes de abrirlas traté de recordar como había sido aquel año, tan solo seis años atrás. ¿Había sido seco o lluvioso?¿frío o templado? La verdad es que no lograba recordarlo y solo pude responder a esas preguntas cuando que me di por vencido, abrí los archivos y pude comprobar que finales de diciembre de 2004 había sido extraordinariamente frío, porque en las fotos apenas nos asoma la nariz, y muy poco lluvioso a juzgar por el caudal de la cascada y la claridad de su agua. Todo lo contrario que en 2010.

Publicar Nueva Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *