Las Médulas

Mucho antes de que se formara la Tierra, miles de millones de años antes, la explosión de una supernova dispersó por el universo los elementos que la formaban. Miles de millones de años después esos elementos formaron nuestro sol y sus planetas y cuanto hay en ellos, haciendo buena la frase del gran astrónomo y divulgador Carl Sagan de que somos polvo de estrellas.Entre los elementos formados en la explosión de la supernova estaba una pequeña cantidad de oro, parte del cual se incorporó a las rocas de la Tierra cuando estas se consolidaron. De ellas lo arrancó, y lo sigue arrancando, la erosión, que lo transportó por los arroyos y los ríos y lo depositó mezclado con otros materiales donde estos sedimentaron.

Allí lo descubrió el hombre y aprendió a extraerlo y convertirlo en objetos de gran valor, atraído por su color, su escasez,la facilidad para ser trabajado y su inalterabilidad a lo largo del tiempo.

Una de las regiones del mundo antiguo donde se desarrolló la minería del oro fue el noroeste de la Península Ibérica, donde los pueblos pre-romanos ya lo explotaban antes de ser sometidos por el poder de Roma.

Puede que sea o no casualidad, pero las guerras que acabaron con la independencia de esos pueblos tuvieron lugar entre los años 29 a.C. y 19 a.C., coincidiendo casi exactamente con el cambio del sistema monetario de Roma, que en el año 27 a.C. pasó del denario de plata al aureo de oro.

Con el noroeste peninsular pacificado, los romanos prospectaron y localizaron prácticamente todos los lugares donde se podía encontrar oro y los pusieron en explotación. De todos ellos el más famoso es Las Médulas.

Lluvias torrenciales acumularon en Las Médulas, millones de años atrás, un conglomerado de bloques y cantos de distinto tamaño y arcillas de color rojo que forman tan hermoso contraste con el verde follaje de los castaños. No todos los sedimentos llegaron en un solo episodio sino al menos en tres oleadas, que se dispusieron unas sobre otras como en un abanico. Y en esos sedimentos había oro, pero no en todos por igual. Los aborígenes lo extraían de su frente, donde era más fácil acceder a la capa inferior que era la más rica, pero con la irrupción de Roma llegaron nuevas tecnología que permitieron incrementar la explotación. La primera de ellas se denominaba arrugia. En la parte más alta construyeron grandes depósitos de agua que captaban de las cercanas montañas mediante una red de canales de más de 1.000 km de longitud. De los estanques partían surcos por los que dejaban circular el agua para que arrastrara los materiales hacia la parte baja, donde eran lavados para separar el oro. Pero a medida que se agotaron las zonas de más fácil acceso y hubo que desmontar mayores espesores de sedimentos fue preciso introducir una nueva técnica.Consistía en perforar pozos y galerías ciegas por los que se introducía agua para empapar la masa que se quería desmantelar.

Luego se hacía una descarga de agua que inundaba las galerías y que, a modo de pistón, unía a su fuerza la presión del aire comprimido que había en interior de la galería, provocando el derrumbe y arrastre de los materiales hacia la zona de lavado. A esta técnica le aplicaban el expresivo nombre de ruina montiun, y los materiales así movilizados se trataban por el método de la arrugia.

Las bocas que hoy vemos en los rojizos paredones marcan el punto por el que se produjo el derrumbe.Y los picachos que sobresalen de la mina, hoy cubierta por un espeso bosque de castaños, delimitan el espacio que fue derruido en un momento dado.

Tres preguntas que se vienen a la mente contemplando Las Médulas desde el mirador de Orellán son cuanto oro se extrajo de Las Médulas y cuando y por qué dejaron de explotarse. Sobre la primera pregunta se han hecho diversos cálculos y las estimas más fiables lo sitúan entre 5.000 y 10.000 Kg. En cuanto al fin de la explotación parece que tuvo lugar a finales del siglo II o principios del III, es decir que tuvieron una vida de unos 200 años. Los motivos del cierre de la mina no se conocen, pero se supone que fueron por un lado su creciente falta de rentabilidad, al tener que desmantelar espesores cada vez mayores para alcanzar la capa inferior que era la más rica, y el abandono, a finales del siglo II, del patrón oro por parte de Roma y el retorno al patrón plata.

Las Médulas fueron la mayor mina de oro de Roma y dió lugar a un paisaje cultural de extraordinaria belleza y valor. Por ello en 1932 fueron declaradas Monumento Nacional; en 1997 la UNESCO las declaró Patrimonio de la Humanidad y en 2002 la Comunidad de Castilla y León las declaró Monumento Natural.

  • Ubicación / Región León

English Summary

Las Médulas was the largest gold mine of the Roman Empire. It was worked by native people before the arrival of the Romans. They brought new technologies that allowed them to wash away the upper layers of sediments to reach the lower layer which was the richest one. Romans worked the mine for the two first centuries of the Christian era. It is estimated that they got between 5,000 and 10,000 kg of gold. They left behind a spectacular landscape now listed as World Heritage by UNESCO.