¿Qué le pasó al picapinos?

La naturaleza dispone de un potente y eficacísimo sistema de reciclado, que hace desaparecer en un visto y no visto el cuerpo de cualquier animal muerto. Raro es que por mucho que caminemos por el campo encontremos cadáveres. Fue precisamente la ruptura de esta que pudiéramos llamar ley natural la que alertó sobre las enfermedades que diezmaron las poblaciones de conejos, o del peligro que representan los tendidos eléctricos para las grandes rapaces. Pero si dejamos de lado epidemias, electrocuciones o envenenamientos la verdad es que es muy poco frecuente tropezarse con un animal muerto en el campo.

Por eso me sorprendió encontrar, en un reciente paseo por el bosque, el cadáver de una hembra de picapinos (Dendrocopos major).Allí no había ningún tendido eléctrico, ni parece que el picapinos pueda ser objeto de envenenamiento. Tampoco presentaba ninguna herida ni señal de violencia. Estaba sencillamente tendida, inmóvil sobre el suelo, al pie de un gran roble.

No supe que hacer más que examinarla detenidamente, tratando de averiguar la causa de su muerte. Pero lo único que puedo decir, como los forenses en las películas, es que esta tuvo lugar el día 18 de octubre de 2012 entre las 10:00 y las 14:00, que son las horas de mi ida y vuelta por el mismo sendero. En mi primer paso no estaba allí, y en el segundo allí la encontré.

A pesar de estar muerta no me la podía imaginar convertida en espécimen de museo, y también descarté enseguida la idea de enterrar a un ave que rara vez pone los pies en el suelo. Las dos opciones me parecieron que era robarle algo al bosque y que sus restantes habitantes, que tantas satisfacciones me proporcionan, no me lo perdonarían. Así que opté por dejarla exactamente como la había encontrado, en su lecho de hojas y guijarros, para que la naturaleza siguiera su curso.

Dicen que nada muere mientras permanece en el recuerdo, y para mi que esta picapinos me va a acompañar el resto de mi vida.La recordaré cada vez que oiga su repiqueteo en el bosque; o cuando juegue a describir un círculo en torno al árbol en que se encuentra, sabiendo que ella se desplaza alrededor del tronco para que no la descubra; o cuando la vea pasar entre los árboles con su vuelo ondulante y sus vivos colores rojo, negro y blanco. Y en cada una de esas ocasiones me diré “Esa es mi picapinos, la que encontré un día en el bosque y que sigue viva para siempre en mi recuerdo”.

English Summary

Walking in the forest I found the corpse of a female great spotted woodpecker. Death was very recent because I had walked the same path a few hours before. There were no sign of violence so I wonder what killed her. I discarded the idea of giving it to a museum or burying her, and I rather decided to leave the bird in the same position I have found it and allow the fast and efficient machinery of nature to recycle her body. But nothing dies unless we forget it and from now on each time I hear or see a great spotted woodpecker I will say "That is my woodpecker, the one I found once in the forest and who now lives forever in my memory."