Pesquerías Reales

0 / 5

Pesquerías Reales

Carlos III no fue una excepción a la tradicional afición a la caza de los reyes de España , y con atuendo de cazador se le puede ver en el Museo del Prado retratado por Goya. No conozco sin embargo ningún retrato regio probando fortuna con la caña y el sedal junto a alguno de los muchos rios trucheros de España. Pero lo cierto es que Carlos III compartía ambas aficiones y gustaba de practicar la pesca en el tramo alto del Eresma, en el bosque de Valsaín. 

Tal era su afición que se hizo acondicionar una de las riberas del río desde las inmediaciones del palacio de La Granja de San Ildefonso, camino que se conoce con el nombre de Pesquerías Reales.

En algunos tramos es una senda con la orilla consolidada por bloques tallados de granito, pero en otros es una calzada en toda regla con amplias escaleras para salvar los desniveles del terreno y, lo que sin duda era más importante, para facilitar el acceso a los mejores puntos desde los que lanzar el anzuelo.

Disponer de buenos anzuelos era sin duda un requisito importante para tener éxito en la pesca y para ello existía un oficio, el anzolero, encargado de su fabricación, oficio que hoy da nombre a uno de los puentes de las Pesquerías Reales, el Puente del Anzolero.

Y allí donde no hay puente unas pasaderas permiten cruzar el río… si no baja muy crecido.

Hoy las truchas de Valsaín no tienen por qué temer a anzuelos de reyes ni plebeyos, porque todo el tramo de las Pesquerías está vedado a la pesca, y el camino de las Pesquerías permite recorrer una parte del bosque en la que el rey pescador dejó clara huella.

English Summary

Charles III of Spain (1716-1788) not only liked hunting but he was also enthusiactic about angling. To make the royal pastime easier, ten kilometres along a trout rich river close to one of the royal residences were paved and provided with other facilities. Nowadays the trouts of this river are safe from hooks, be royal or plebeian, and the paved trail is used by ramblers who visit the forest where an XVIII century king left his print.

Publicar Nueva Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *