Rios de bloques

0 / 5

Rios de bloques

Alli donde el hielo y el deshielo se alternan con frecuencia se originan procesos que los geomorofólogos denominan, en términos generales, como periglaciares. La forma en que se manifiestan es función del sustrato geológico y del relieve. En unos casos dan lugar a suelos poligonales, en otros a suelos almohadillados, escalonados o estriados. Y en un caso particular, del que se encuentra en España una de las mejores representaciones mundiales, a rios de piedra o mejor dicho de bloques.

En las cumbres de la Sierra de Albarracín la orogenia alpina hizo aflorar las duras cuarcitas del zócalo ibérico y allí, donde hasta no hace mucho imperaron condiciones periglaciares, los hielos fragmentaron las rocas al actuar como cuñas en sus grietas, ejerciendo una presión de más de 2.000 kg. por centímetro cuadrado.
Las aguas del deshielo arrastraron los fragmentos centímetro a centímetro a favor de la pendiente y muy lentamente la masa de bloques fue deslizándose por la ladera formando corrientes que en vez de ser de agua son de grandes piedras.

El desarrollo de líquenes sobre los grandes bloques es un buen indicador de que hace tiempo que no se desplazan y no entran en fricción unos con otros, aunque los más pequeños aún sigan moviéndose como indica su superficie pulida.

La carretera que va de Orihuela del Tremedal al puerto de Bronchales discurre paralela a uno de estos ríos y la que sube desde la misma localidad al santuario de Nuestra Señora del Tremedal cruza uno de ellos en un par de puntos.

Publicar Nueva Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *