Santa María de Melque

0 / 5

Santa María de Melque

Construida a finales del siglo VII o principios del VIII, sobre lo que se supone un anterior asentamiento romano, Melque está considerada la iglesia almotemieval que mejor conservada ha llegado a nuestros días. Pero su 1.300 años de existencia no han pasado en vano, y a lo largo de ellos ha sufrido multitud de avatares que inevitablemente han dejado huella en sus piedras.

En principio se alzó en el patio principal del conjunto monacal que aquí se construyó, hasta que a finales del siglo IX se convirtió en el castillo del pequeño poblado que sustituyó al monasterio. Fué entonces cuando el lugar recibió el nombre de Balat al Malik, del que deriva el actual de Melque.

Tras la conquista de Toledo por Alfonso VI en 1085, la ermita recuperó su función original y su entorno se fortificó. En el XVI Melque perdió su valor estratégico y sus tierras, junto con el pequeño poblado que surgió en su torno, fueron propiedad de sucesivos señores.

Así siguieron las cosas hasta el siglo XIX en que la desamortización hizo que en poco tiempo pasase de templo a establo. Esto parece ser que fue su fortuna, pues al tener una funcionalidad mantuvo casi intacta su integridad.

Tras tantos acontecimientos negativos, la llegada del siglo XX empezó a cambiar a positivo el destino de Merquel, pues en 1931 fué declarada Monumento Nacional y en 1968 fué adquirida por la Diputación de Toledo. A partir de este momento se iniciaron trabajos de restauración, que se complementaron con el excelente centro de información adjunto a la ermita, en el que se exponen con detalle tanto sus valores como su historia.

Merquel estaba estrategicamente ubicada en la ruta que unía Talavera de la Reina con Toledo. Hoy ninguna vía de importancia pasa por ella, pero el acceso es fácil y está señalizado en el km 45 de la N-409/CM-409, entre La Puebla de Montalbán y San Martín de Montalbán.

Publicar Nueva Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *