Tajo de Barbate

Ver ruta en Wikiloc

Cuando en el siglo VII el Califato Omeya extendió sus dominios por todo el norte de África necesitó de un sistema de comunicación que permitiese trasmitir en cuestión de horas una noticia de un extremo a otro del Mediterráneo. Para ello construyeron una serie de torres sobre las que encender una hoguera brillante, si era de noche, o una humareda, si era de día. Torres almenaras las llamamos nosotros, como una más de las palabras del legado hispano-musulmán. Y no sólo heredamos la palabra, sino que cuando en el siglo XVII hubo que proteger las costas del sur y el este de la península, se construyó una cadena de almenaras o torres vigía como la que se alza sobre el espectacular tajo de Barbate de 90 m de desnivel prácticamente verticales.

 

Los grandes bloques desprendidos frente al tajo, las aguas que afloran en los cercanos Caños de la Meca tras ser filtradas por el gran manto de arenisca, y el viento, cuya fuerza y dirección predominante se hacen visibles en las plantas que crecen en el borde del acantilado, son expresión de las fuerzas que controlan la dinámica de este espectacular paisaje.

 

El amplio sendero que discurre por lo alto del acantilado bordea el extenso pinar de La Breña. No puede negarse que es hermoso, como suelen serlo los bosques de pino piñonero, aunque su amplia distribución actual sea producto, como en este caso, de la mano del hombre y bajo cuyas copas solo quedan hoy algunos restos de la vegetación original.

 

A lo largo del sendero, y en el espacio que queda entre el pinar y el borde del acantilado podemos ver las coscojas, enebros, sabinas, pinos carrascos, sabinas, acebuches y otras especies que, capaces de resistir el viento marino y la sequía de los arenales, formaron el bosque primitivo hasta que a finales del siglo XIX y principios del XX la mano del hombre, por motivos que ignoro, inclinó la balanza hacia el pino piñonero, aunque es posible que la especie ya estuviese presente de forma natural, pero sin el predominio que hoy tiene.

La coincidencia en tan corto espacio del acantilado, el matorral y el bosque ofrecen hábitat a una gran variedad de especies, como los agateadores que buscan de insectos sobre los troncos de los pinos,  las currucas que se alimentan de los frutos de los arbustos, las aves marinas que encuentran seguro refugio en las repisas del tajo y hasta los delfines que, con suerte, podremos contemplar a placer dese lo alto.

English Summary

The cliff of Barbate is the most spectacular of the Gulf of Cadiz. Its 90 m high are crowned by a watchtower and along its upper edge runs a path where which you can see many of the plant and animal species typical of the cliff, scrubland,forest and even sea beacause dolphins can be watched when they play or hunt at the bottom of the cliff .