Urdaibai

0 / 5

Urdaibai

Es poco probable que la mención del río Oka evoque la imagen de uno de los paisajes naturales más interesantes de la geografía española, como tampoco puede decirse que sea muy conocido en los medios naturalistas el monte Oiz, en cuyas estribaciones tiene sus fuentes este  río. Basta sin embargo seguir su curso para en pocos kilómetros llegar a Gernika. Es en realidad a partir de este punto donde el “Valle de los Jabalíes”, por donde discurren las aguas del Oka, adquiere relevancia naturalista y donde su nombre vasco, Urdaibai, se convierte en familiar y en referencia obligada al tratar de la historia natural de España.

El factor determinante de este cambio en este punto concreto, de río desconocido a paraje de gran renombre, se debe al encuentro de las aguas dulces del Oka y su afluente el Golako con las saladas del Cantábrico, que en marea alta llegan hasta la villa vizcaína formando a partir de ella un estuario de gran riqueza biológica.

Forma parte la ría de Urdaibai, o de Gernika o Mundaka, que con los tres nombres se la conoce, de la red de estuarios costeros que desde el Miño al Bidasoa festonean la costa norte peninsular y juegan un papel crucial en la migración e invernada de gran número de aves.

Frente a este rasgo común hay otros que diferencian claramente a las rías cantábricas, y en particular a la de Urdaibai, de las más occidentales en las costa galaicas y el más evidente es, además del tamaño, el ritmo de renovación de sus aguas. Es Urdaibai, con sus 12 km de longitud, 1 km de anchura máxima y una profundidad media de 3-5 m, lo que podemos llamar una ría de vaciado, en el sentido de que se llena y vacía con cada marea, mientras las rías más grandes y profundas de la costa atlántica lo hacen a un ritmo mucho menor sin que en ningún momento queden en seco. Por ello, una y otras son en realidad ecosistemas bien distintos que comparten el nombre de ría y estuario pero que se diferencian en prácticamente todo lo demás y ello hace que los arenales de Urdaibai sean uno de sus rasgos diferenciales y uno de los ecosistemas de mayor interés de los que están presentes en este espacio.

Algo más que un estuario

Urdaibai no es sólo la ría sino todo el valle, y un valle del norte de la Península en que la sequía y la helada son desconocidas, gracias a la sucesión de borrascas que barren esta costa incluso en verano, y al ramal de la cálida Corriente del Golfo que discurre frente a ella, por lo que debería ser también un paraíso forestal. Y así debió ser en el pasado, antes de que el hombre modificase el paisaje, convirtiendo el bosque primero en campiña que hoy, con la decadencia del tradicional caserío, ha cedido parte del espacio a las plantaciones de pino de Monterrey (Pinus radiata), por lo que prácticamente nada queda de los nativos robledales de carvallo, aritza o Quercus robur, con abundante presencia de fresnos de hoja ancha, tilos y arces.

Por ello hoy, y por sorprendente que parezca, las mejores formaciones forestales de Urdaibai  son los encinares en los que se combinan los rasgos mediterráneos con los atlánticos. Su presencia está asociada al roquedo calizo en que el agua de lluvia se filtra rápidamente hacia el subsuelo, por lo que , en términos prácticos para la vegetación, la cantidad disponible para la vegetación es mucho menor de la que necesaria para  bosques de hoja caediza, mucho más exigentes en disponibilidades hídricas en el suelo. No son particularmente abundantes los encinares atlánticos y su presencia en Urdaibai aporta gran valor natural al valle.

Aves de paso

A primeros de agosto puede detectarse la presencia de migrantes, pero es a partir de mediados de ese mes cuando se hace claramente perceptible una corriente de aves migratorias que se desliza a lo largo de la costa cantábrica y que recala en los humedales costeros antes de continuar viaje. Urdaibai es uno de estos enclaves y no sólo es uno de los mejor conservados sino que también está ubicado en una posición estratégica en este corredor aéreo.Las aves, en efecto, vuelan raudas hacia el sur siguiendo la alineación dominante de la costa francesa, hasta encontrarse en el fondo del embudo del Golfo de Vizcaya. Allí las estribaciones pirenaicas las cierran el camino a la vez que el cambio de rumbo de la costa las invita a virar hacia el oeste, modificando la trayectoria de su viaje. Y es entonces cuando en medio de un paisaje fuertemente humanizado aparece ante ellas la ría de Urdaibai.

Suelen ser los andarríos los primeros en hacer acto de presencia y a ellos seguirán zarapitos, correlimos, agachadizas, chorlitos y archibebes, además de numerosas anátidas, garzas, espátulas y gaviotas. El momento de la pleamar es el más favorable para la observación, pues la subida de las aguas fuerza a las aves a concentrarse en determinados puntos no cubiertos por la marea, aunque las especies pescadoras como los charranes, las garzas y los cormoranes continúan su actividad e incluso aprovechan para intentar atrapar a los mujiles que suben con la corriente.

Pero la especie que en el momento de escribir estas líneas concentra la atención de los gestores de la Reserva de Urdaibai es el águila pescadora (Pandion haliaetus), y no tanto las que ocasionalmente recalan aquí durante la migración o la invernada como las que están siendo reintroducidas. Porque hubo un tiempo en que esta especie estuvo presentes en esta zona como nidificante para desaparecer después. Probablemente su desaparición fue debida a la acción del hombre la acción del hombre y ahora el hombre trata de recuperarla como nidificante, al igual que se está haciendo en otros puntos de la península.

 

 

 

 

English Summary

Unlike most estuaries, the Urdabai estuary is emptied and filled with each tide, which gives it very unique characteristics. The native forests of the Reserve were replaced a long time ago by meadows and then by pine groves, but Atlantic holm oaks are preserved, a type of forest that is not very comon and of great interest. Urdaibai is also an important transit station for migrating birds that descend along the French coast or return north following this route.