El volcán y laguna de La Posadilla

0 / 5

El volcán y laguna de La Posadilla

A diferencia de las Islas Canarias, surgidas todas ellas del fondo de los mares en los últimos 20 millones de años, en la península el vulcanismo es muy reducido y se limita a la comarca de Olot (Girona), Cabo de Gata (Almería) y Campo de Calatrava (Ciudad Real).

Aproximadamente la mitad de los volcanes del Campo de Calatrava son del tipo denominado estromboliano, formado cuando una burbuja de gases procedentes del magma hace explosión arrojando gran cantidad de materiales que, al caer, dando lugar a un edificio volcánico más o menos grande. Su aspecto hoy, tras estar expuestos a la erosión durante cientos de miles e incluso millones de años, es el de modestos cerros que sobresalen sobre la llanura y con frecuencia pasan inadvertidos para el no experto. Uno de los mejores ejemplos de volcán estromboliano es el de La Yezosa, que se alza bien visible cerca de Almagro.

El resto de los volcanes calatraveños son del tipo denominado maar y se forman cuando la lava en ascenso entra en contacto con una capa saturada de agua, un acuífero para entendernos, y se produce una explosión hidromagmática de extraordinaria violencia. El cráter en este caso es muy bajo y con frecuencia acaba convertido en una laguna, con los restos esparcidos por su entorno. Estos son para mi los más bellos. Y en particular el de La Posadilla, donde el azar ha querido que tenga la apariencia de un volcán tópico, con  un cráter tal como aparecen en los libros de texto, y con su fondo ocupado por una laguna.

La apariencia es aún mayor cuando ascendemos para ganar altura y contemplar el conjunto.

Pero basta observar el crestón de cuarcitas que forma el borde del aparente cráter para entender que la explosión de varios kilotones que formó La Posadilla tuvo lugar bajo un pequeño serrejón, y que la ladera cubierta de monte que bordea al auténtico cráter inundado no es más que lo que sobrevivió del paisaje original .

Hay muchos maares en el Campo de Calatrava y muchos son muy hermosos. Pero es esta combinación de maar, sierra y monte la que hace de La Posadilla un lugar especial, un lugar en el que se conjugan los valores naturales y los paisajísticos para formar un conjunto único. Contemplándola nadie diría que en tan bucólico paisaje se combinaron un día el fuego y el agua con tal violencia que hicieron saltar por los aires una montaña. Agua y fuego eran dos de los cuatro elementos que según los griegos componían el mundo. Supongo que a su combinación equilibrada atribuían la belleza y fertilidad de la tierra, pero no se si llegaron a imaginar que en ocasiones pudiesen unirse con efectos tan destructivos.

English Summary

In the Iberian Peninsula volcanic activity has been limited to three areas. One of them is Campo de Calatrava, in the province of Ciudad Real. About half of the volcanoes in this region are of the so-called Stromboliam type, due to the explosion of a bubble of magmatic gases. Nowadays, hundred thousand or even million years later, their craters look like rounded hills in the plain and only the experts can identify them as volcanoes. The rest of volcanoes of Campo de Calatrava belong to the type called maar and they originated when the raising magma came into contact with an aquifer. This caused a hydromagmatic explosion of tremendous violence. Their craters are very low and most if not all of them became ponds or lakes. These are to me the most beautiful. And particularly the volcano and lake of La Posadilla, because by chance it looks like a typical volcano, with a crater as craters are shown in textbooks and a lake filling it. In fact it is only a semblance, because if we observe the edge of the "crater" we will realize that is made not of volcanic rock but of quartzite and that it is all that remain of the explosion that took place under it or very close to the sierra. Nobody would say that in this bucolic landscape of maar, sierra and mediterranean forest some time in the past fire and water combined with such violence that blew up a sierra.

Publicar Nueva Opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *